Victoria’s Secret y la sociedad: ¿hacia el camino correcto?

Dentro de 33 días, 12 horas y 31 minutos se celebrará el gran show del año: el desfile navideño de Victoria’s Secret.  El 5 de diciembre se retransmitirá el esperado evento desde el Grand Palais des Beaux-Arts (París). Un año más, modelos de la talla de Alessandra Ambrosio, Adriana Lima o Lily Aldridge desfilarán por la mundialmente conocida pasarela.

La firma lencera, concienciada en incrementar los datos de audiencia de su anterior edición –los peores en toda la historia de Victoria’s Secret-, está llevando una campaña publicitaria inédita, con tantos ganchos como le ha sido posible.

Desde cruzar el charco y escoger el escenario parisino y filtrar a cuentagotas información sobre el evento, a crear una serie en YouTube sobre cómo se ha llevado a cabo la elaboración de los trajes y la selección de las modelos,  la 20ª edición de Victoria’s Secret no ha empezado y ya está dando de qué hablar. Y por si fuera poco, este año el Fantasy Bra, la pieza joya que la firma elabora para cada desfile navideño, cuenta con nada menos que 9.000 gemas valoradas en un total tres millones de dólares.

Resultado de imagen de fantasy bra 2016

La prenda lencera, compuesta por piedras como el diamante o la esmeralda que en total suman 450 quilates, será lucida por la modelo californiana Jasmine Tookes, lleva la firma del diseñador Eddie Borgo. A su vez, ha sido fabricado por el equipo de joyeros de Aziz y Walid Mouzannar, que ha necesitado nada más ni nada menos que 700 horas para su confección.

No cabe duda de que se trata de una pieza única, sin embargo…

A través de este sujetador ¿no se está ofreciendo a la sociedad una imagen equivocada de qué significa y cómo se puede ser sensual o sexy? ¿No se dará a niñas y jóvenes la lección de que la única forma de serlo es a través de la adquisición de la ropa de la firma y, en definitiva, del dinero?

Solo cuando se potencie la sensualidad de un libro entre las manos, la ferocidad de una mente cultivada y el atractivo de quien gasta más dinero en visitar un museo que en comprar lencería tan cara como esta consideraré que nuestra sociedad va hacia el camino correcto.

applause.gif

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s