Oda a la música británica

Da igual qué música te guste: pop, rock, metal, reggae, reggaeton…Seguro que alguna vez has entonado una de sus canciones a todo pulmón. Al contrario que con su gastronomía, si hay algo de lo que puede presumir Reino Unido es de su cultura musical. Sublime. Así lo considera también Simon Manley, nuestro embajador británico, que escribió hace poco una inspiradora carta de amor a la música de su país.

U2, los Beatles, Queen, Coldplay, los Rolling Stones, Artic Monkeys, Oasis, Crystal Fighters…solo los grupos, si tuviera que hablar de cantantes estaría toda la vida. Cuando hablamos de ellos hablamos de música atemporal, trascendental, resistente a las modas y al olvido. Son canciones a prueba de balas.

Manley elige a The Clash, The Jam y los Artic Monkeys; yo me quedo con U2, Queen y los Beatles. Tuve la suerte de descubrir a U2 cuando veía un capítulo de mi -de momento- serie favorita de todos los tiempos, Friends, en el cual Ross dedicaba With or Without You a Rachel en una emisora de radio. Somebody to Love me lleva a mi primera relación, a partir de la que nació mi amor/odio por Freddie Mercury (el chico en cuestión estaba tan obsesionado que incluso llegué a tener celos). Los Beatles son parte de mi formación en el inglés desde primaria hasta hoy, desde Hey Jude hasta Drive my Car. 

Hablo en serio cuando digo que la música británica es la mejor, incluso supera a la americana en ventas y popularidad. El año pasado el álbum ’25’ de Adele fue el más vendido en el mundo. Cinco de los diez primeros álbumes mundiales fueron de artistas británicos -Adele, Ed Sheeran, Sam Smith, One Direction y Coldplay. El London O2 Arena, el Manchester Arena y el SSE Hydro de Glasgow vendieron casi cuatro millones de entradas, superando al Madison Square Garden de Nueva York.

71219-863-550
Paul McCartney cobró solo una libra por actuar en la ceremonia.

En 2012, la apertura de los Juegos Olímpicos de Londres atrajo a una audiencia de televisión mundial estimada en 900 millones, convirtiéndose en la ceremonia de inauguración olímpica más vista en el Reino Unido y EE.UU. Las explicaciones no son necesarias. Como dice Jo Dipple, la CEO de UK Music, el lenguaje de la música británica cruza límites y fronteras:

“Nuestra música crea lazos emocionales que piden muy poco a cambio. Es una forma pura de comunicación con poderes evocadores y expresivos. Se comunica en los niveles más profundos de la conciencia. La música es un lenguaje universal que no requiere traducción ni explicación”.

Es esta capacidad de unir a la gente lo que los políticos “buscan desesperadamente” ahora, apunta Manley. Lograr que miles de jóvenes de orígenes distintos participemos de una misma visión del mundo, de un movimiento.

Y este es un movimiento demasiado grande y demasiado bonito como para contaminarlo con política.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s